Agresividad en los jóvenes futbolistas

El pasado domingo, un juez de línea resultó clínicamente muerto tras sufrir la agresión de dos jugadores. La noticia, trágica de por sí, adquiere un matiz de desmoralización al conocer las edades de los agresores: 15 y 16 años.

Es inevitable pensar que el hecho asciende a la categoría de noticia debido a que finalizó con la pérdida de una vida, pero todos los fines de semana ocurren comportamientos antideportivos o agresivos entre los jóvenes futbolistas que, si bien no desencadenan en tragedia, son igualmente censurables.

Un golpe excesivamente fuerte, una mala caída, un último puñetazo, un resbalón… la mala suerte puede ser la diferencia entre la vida y la muerte como consecuencia de un comportamiento agresivo, siendo dicho comportamiento, exactamente el mismo. Así, parece importante tomar conciencia de que este caso no pertenece a una minoría, sino que es un desenlace fatal de un episodio desgraciadamente común.

https://i1.wp.com/img01.mundodeportivo.com/2012/12/03/Llagostera-Olimpic-de-Xativa-S_54356064374_54115221155_600_244.jpg

Los futbolistas más jóvenes tienen su modelo a seguir, normalmente, en sus padres o en las grandes estrellas del llamado deporte rey.

Es bien sabido por cualquiera que acuda con cierta regularidad como espectador a este tipo de partidos, que algunos padres de los futbolistas tienden a llevar a cabo comportamientos como criticar, gritar, discutir con otros padres, faltar el respeto al árbitro o a los rivales… Los padres son transmisores de valores para sus hijos, y estas prácticas pueden ser fácilmente imitables.

Por otra parte, muchos chavales se ponen como modelo a imitar a ciertas figuras de gran relevancia dentro del mundo del fútbol. Todos los fines de semana ocurren tanganas, trifulcas, agresiones, etc., que aunque se pretendan disimular con disculpas en comunicados oficiales, normalmente la prensa se encarga de maximizar su difusión en su apartado de polémicas.

Si a todo esto se le suman posibles instrucciones agresivas del entrenador o la alta tasa de pulsaciones por minuto a la que juegan los futbolistas, tenemos el terreno preparado para que cualquier mal gesto, indicación arbitral, entrada fuera de tono, frustración por la derrota, etc. produzca una respuesta agresiva por parte del deportista.

Desde esta perspectiva, se antoja necesario el reservar espacios en la formación deportiva de nuestra cantera para la educación en valores, contando con los padres, figuras clave en la educación de sus hijos, donde se contextualicen las conductas antideportivas de las estrellas, se ofrezcan pautas de actuación en situaciones estresantes, se proponga un sistema de recompensas y sanciones para este tipo de comportamiento…

De esta manera, minimizaremos los casos de violencia en los terrenos de juego de nuestros jóvenes futbolistas, apostando por un futuro donde estos sean los futbolistas profesionales que transmitan estos valores positivos y donde noticias como la que ha suscitado este artículo, sean cosas del pasado.

Puedes leer la noticia AQUÍ

Equipo de la UPAD

Anuncios
Categorías: Psicología deportiva, Psicología y Fútbol | Etiquetas: , , , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: